Patronat del Misteri d'Elx
Comprar entradas

Sala de prensa

Elche corona a su Virgen

15 ago 2011
Mas de 1.300 personas han llenado la Basílica Santa María en una representación de la Festa excepcional

Un intenso y emotivo Viva la Mare de Déu! Coreado por las más de 1.300 personas que han llenado por completo esta tarde la Basílica de Santa María para presenciar el momento cumbre del Misteri d’Elx, la Coronación de la Virgen, ha puesto el punto y final a las representaciones de la Festa, que este año han brillado con especial fulgor. El público, entusiasmado con la excelente puesta en escena que acaba de presenciar, ha dedicado a los cantores de la Capella y de la Escolanía un caluroso aplauso que ha durado más de cinco minutos. Este ha sido el brillante colofón después de la Vespra, que se representó ayer  y de una intensa y calurosa noche de agosto  en la que miles de personas han recorrido el centro de la ciudad portando un cirio encendido,  para  velar el cuerpo de la Virgen, en la tradicional Roà. Esta mañana se han completado los actos previos a la Festa con la procesión fúnebre del Santo Entierro, que ha recorrido los alrededores de la Basílica de Santa María, con la imagen de la patrona a hombros de los miembros de la Capella.Desde primera hora de la mañana mucha gente ha guardado un sitio en la iglesia para presenciar el momento crucial del Misteri, la Coronación de la Mare de Déu como Reina del Cielo y de la Tierra. A las seis de la tarde, el templo presentaba un lleno absoluto, con multitud de personas agolpadas en las puertas de crucero y en la puerta principal.Después del cortejo, se ha vivido un intenso silencio en el tempo cuando han hecho su entrada en el templo las marías y los ángeles que le acompañan. Se han detenido en la puerta mayor del templo para sumarse al sepelio junto a los apóstoles.Los movimientos se han hecho más solemnes cuando San Pedro, cubierto con la capa pluvial, ha recogido la palma depositada sobre el cuerpo de la Virgen y, se la ha entregado a San Juan para que la portase en las exequias. El ambiente se ha inundado de sensibilidad y dolor cuando los apóstoles, alrededor del túmulo de María,  han iniciado un canto laudatorio como preparación del entierro.En este momento de tristeza y recogimiento ha vuelto a sorprender la enérgica entrada en el templo de los judíos dirigidos por el Gran Rabino para asaltar al grupo de discípulos de Cristo, con el fin de robar el cuerpo de María y destruirlo después. Se entablado una lucha simulada, aunque intensa, al final del andador y,  cuando un hebreo se ha dispuesto a coger el cuerpo de la Virgen, ha quedado paralizado y con las manos engarfiadas. Sus compañeros, a medida que han ido llegando al centro del escenario y han presenciado el hecho milagroso, han caído de rodillas, arrepentidos de su acción, y han sido bautizados tocándoles las cabezas con la palma dorada. La emoción ha vuelto a ganar una intensidad tan alta como el calor, que sólo se ha mitigado con el movimiento incesante de los abanicos, después de que todos juntos hayan entonado un hermoso canto de veneración, justo antes de darle sepultura al cuerpo de la Virgen. En este instante de tristeza profunda y recogimiento los asistentes han vuelto a vibrar y han canalizado su emoción en un calurosos aplausos cuando se han abierto las puertas del cielo y ha aparecido majestuoso el Araceli, con el Ángel Mayor en el centro portando el alma de la Virgen en sus manos. El bello canto del coro angelical ha  llenado la iglesia con la promesa de la resurrección.La agitación ha crecido entre el público conforme ha ascendido el Araceli con la imagen de la Virgen resucitada,  La imagen de María, ya sin la mascarilla mortuoria que simulaba su muerte, ha resucitado resucitada. Es el momento de la Asunción que se prolonga con la llegada del único apóstol que todavía no había hecho de presencia, Santo Tomás que ha caído de rodillas al acabar su emocionado canto. Ha llegado el instante clave, en el que la basílica se ha llenado de aplauso, lágrimas y vítores cuando del cielo ha descendido la Santísima Trinidad para coronar a la Virgen, la patrona de Elche. El “Gloria Patri” ha despedido las representaciones hasta el próximo agosto. La Festa 2011  ha terminado.ReconocimientosAl finalizar las representaciones del Misteri se les ha entregado un reconocimiento, en la Casa de la Festa, al Portaestandarte, Carlos Campello, y a las Personalidades Electas, Sol Pérez y María Dolores Peiró. En el acto han intervenido la alcaldesa de Elche, Mercedes Alonso, el vicario de la Diócesis, Francisco Conesa, el presidente de ejecutivo de la Junta Rectora del Patronato del Misteri, Modesto Crespo, quien ha destacado las magníficas representaciones de la Festa que hemos vivido durante estas fiestas gracias al esfuerzo de muchas personas que, desde distintas áreas se dedican con pasión al Misteri, a quienes ha dado las gracias por su  magnífica labor.

  • Ayuntamiento d'Elche
  • Generalitat Valenciana
  • Diocesis D'Orihuela-Alicante

Empresas y organismos colaboradores