Patronat del Misteri d'Elx
Comprar entradas

Sala de prensa

“La Festa ha tenido reconocimiento y protección desde el siglo XVII por su singularidad”

13 oct 2011

El doctor en Filosofía y Letras por la Universidad Complutense de Madrid, Manuel
Rodríguez Macià, ha afirmado esta tarde durante una ponencia sobre “La protección del Misteri. 80 años de la Declaración del Misteri como Monumento Nacional”, que ha ofrecido en la sala de conferencias de la Casa de la Festa que “afortunadamente para su conservación la Festa ha tenido reconocimiento y protección desde hace siglos por su singularidad. Concretamente en el siglo XVII encontramos fechas clave como cuando el Ayuntamiento se hizo cargo de su mantenimiento o la publicación del rescripto de Urbano VIII, que daba una especial cobertura al Misteri y la convirtió en la única muestra del teatro asuncionista que se siguió representando dentro de una iglesia”. El ponente ha hecho hincapié en que las representaciones ya eran conocidas fuera de la ciudad hace más de trescientos años, como queda patente en los testimonios de los numerosos viajeros que dieron testimonio de ellas y que incluso llegaron a
comparar Elche con Jerusalén; así como de las muchas personas de toda la provincia de Alicante y de los territorios limítrofes que venían expresamente a la ciudad para ver la Festa.





Rodríguez ha considerado que el Decreto de la República que declaró Monumento Nacional al
Misteri tiene un gran valor puesto que es el primer reconocimiento oficial de este calado que se dio a un bien intangible en España, lo que fue un primer paso que impulsó la protección de otras joyas inmateriales cuando llegó la democracia. Ha señalado también que “la Declaración del Misteri como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, además de un paso histórico para el
reconocimiento universal de su peculiaridad y para la protección de este bien único en el mundo, tiene el inmenso valor de “que con su proclamación abrió la posibilidad de que se le otorgase esta distinción, y por tanto se conservasen, bienes culturales de pueblos pobres que no tenían grandes monumentos, pero que han conservado piezas orales y representativas únicas y que corrían grave peligro de extinguirse. Fue una declaración pionera de una gran repercusión
mundial”.





Este evento, al que han asistido más de cien personas, forma parte del programa de conmemoración del X Aniversario de la Declaración del Misteri como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Este acto ha sido organizado por el Patronato del Misteri y ha contado con el apoyo de la Fundación Pascual Ros Aguilar, de la Fundación Juan Perán- Pikolinos y de la Fundación Manuel Peláez Castillo, además del respaldo del Ayuntamiento de Elche.





Modesto Crespo, presidente ejecutivo del Patronato del Misteri ha presentado al ponente del que ha destacado su larga trayectoria docente que le ha permitido realizar diversos cursos de doctorado en la Universidad Pontificia de Comillas. A lo largo de su carrera ha sido profesor del CEU Pablo VI de Madrid y director del Centro UNED de Elche, profesor invitado en las uniniversidades Central de Costa Rica, de la Universidad Estatal de Cuenca (El Ecuador), del Instituto Ecuménico de Estudios Bíblicos y Teológicos de la Habana (Cuba) y de la Universidad
Estatal de Medellín (Colombia).





Crespo ha resaltado la pasión del conferenciante por Elche, de la que fue alcalde desde 1987 hasta 1995, y por la Festa, como queda patente en los diversos libros y artículos que ha escrito, entre los que cabe destacar los que abordan la relación de la Festa con la ciudad, así como la liturgia como hermenéutica del Misteri (El Misteri desde la liturgia). También ha puesto especial énfasis en la actividad de Manuel Rodríguez para la difusión de la Festa, como miembro del
Patronato Nacional del Misteri d´Elx durante más de veinte años; así como su papel de impulsor de lo que sería posteriormente la Declaración de Patrimonio Oral de la Humanidad.

  • Ayuntamiento d'Elche
  • Generalitat Valenciana
  • Diocesis D'Orihuela-Alicante

Empresas y organismos colaboradores